¿Sufro de Obesidad emocional?

La obesidad emocional es un problema de salud que te lleva a comer para hacer frente a tus sentimientos y no por una necesidad fisiológica. Lo más grave de este trastorno es que la persona que lo padece consume muchas más calorías de las que el cuerpo necesita. El exceso de grasa comienza a notarse y aparecen otras afecciones relacionadas con el corazón, el azúcar y la capacidad respiratoria, entre otras que pueden ser muy peligrosas. Si crees que sufres de este mal no dejes de leer este artículo.

Características de la obesidad emocional

Como cualquier otro trastorno, la obesidad emocional tiene un origen, en este caso se relaciona a 3 principales sentimientos que afectan tu salud física y mental:

1. Ansiedad

Las personas con trastorno de ansiedad a menudo sienten la necesidad de comer en exceso como la única solución para mejorar su estado de ánimo. Generalmente cuando se presenta una crisis emocional, quien la padece no sabe lo que está sucediendo, en este punto es importante el acompañamiento psicológico.

2. Depresión

Cuando sufres de depresión la motivación para realizar cualquier actividad desaparece completamente. En muchas ocasiones este trastorno va de la mano con el sobrepeso, ya que la mente necesita constante aprobación para la baja autoestima y la comida suele ser el camino más rápido para la satisfacción a corto plazo.

3. Soledad

Sentirse solo y aislado es otra de las emociones que dispara la obesidad emocional. Para muchas personas, comer los ayudará a llenar el vacío de estar solos, sin embargo, la comida en exceso puede desencadenar problemas de salud mayores.

El hecho de que comas no borrará ese sentimiento, sólo olvidas por un momento tu desgracia. Al terminar de comer volverás a sentirte solo, convirtiéndose en una mecánica peligrosa que pone en riesgo tu vida.

Causas de la obesidad emocional

Algunas de las causas más comunes de este trastorno incluyen:

Los problemas y crisis emocionales pueden llevarte a consumir una gran cantidad alimentos poco saludables intentando aliviar el dolor.

Someterse a dietas muy estrictas y sin la asesoría de un nutricionista pueden tentarte a volver a tus malos hábitos alimenticios. En estos casos, la recaída suele ser mucho peor.

La inconformidad con tu aspecto físico es una causa común para caer en la tentación y comer excesivamente por las emociones. Este mal afecta tanto a hombres como a mujeres.

Falta de actividad física.

Factores genéticos.

Los traumas en la niñez como abusos físicos y psicológicos pueden desarrollar en la persona una relación poco sana con la comida. Ya que los alimentos constituyen una especie de refugio para los afectados.

Comidas muy calóricas.

¿Qué puedo hacer para eliminar la obesidad emocional de mi estilo de vida?

Ejercitarse y adoptar hábitos alimenticios saludables forman parte de la solución, sin embargo, hacer estos cambios puede tomar mucho tiempo y recaídas. Por eso, es muy importante acudir con un psicólogo especialista en obesidad emocional. Lo primero que debes hacer es reconocer que tienes un problema y quieres cambiar para mejorar tu calidad de vida. Mi trabajo es ayudarte a sentirte bien, para ello te propongo un tratamiento terapéutico adaptado a tu caso particular. ¡Agenda tu consulta ahora!

0 responses on "¿Sufro de Obesidad emocional?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
COP Peso colombiano
X