Relaciones a largo plazo: ¿cuál es el secreto?

Las relaciones a largo plazo son todo un misterio para quienes creen que “tienen mala suerte en el amor”. Muchos se preguntan cómo lo hacen, cómo dos personas logran permanecer juntas a pesar de las diferencias, los altibajos y la monotonía. No encuentran respuesta porque nunca han experimentado una relación duradera y en la que encuentren estabilidad afectiva.

La verdad es que no existe un patrón a seguir para que una relación sea funcional y perdure en el tiempo, pues cada vínculo es diferente y cada pareja establece sus propios acuerdos. Sin embargo, existen acciones que pueden ayudar a suavizar las desavenencias e incluso evitarlas cuando es posible.

Cuando las relaciones se vuelven tóxicas

¿Funcionan las relaciones a largo plazo cuando son tóxicas? La respuesta corta es sí, pero es un trabajo de dos y no siempre es cuesta abajo. El amor real se construye desde el entendimiento. No puede ser de otra manera porque deja de ser amor y se convierte en lo que mal llamamos “tóxico”. Disfuncional sería el término adecuado.

Las relaciones se vuelven disfuncionales cuando alguien o ambas partes dentro de la pareja quieren controlar al otro, sienten celos constantemente, no respetan la privacidad del otro, surge la dependencia emocional, existe violencia de cualquier tipo, entre otros. Cuando se dan esas situaciones, falta el entendimiento. Es necesario aprender a comunicarse para saber qué desea y qué está dispuesto a ofrecer el otro.

Desde que no exista una comunicación asertiva y el deseo de ambas partes de trabajar en entenderse mutuamente, no se puede hacer nada. Una pareja es una dupla que solo funciona si ambas partes tienen el mismo interés, las mismas metas en común y la misma disposición de ser un equipo. Todo eso, sin dejar de lado su autonomía como individuo.

En otras palabras, si ambas partes dentro de una relación disfuncional se comprometen en serio a trabajar en sus debilidades individuales y en conjunto, es posible que haya una relación estable y sana. Pero es un compromiso en el que no se debe fallar para que el vínculo no se fracture.

relaciones a largo plazo

¿Cuál es el secreto de las relaciones a largo plazo?

Como dije anteriormente, no existe una fórmula secreta, mágica y universal que funcione en todas las relaciones. Sin embargo, hay dos acciones que pueden aportan fortaleza a ese vínculo afectivo:

  • Ser claros y precisos al momento de comunicar.

Ser claros y aportar más información a la hora de comunicarnos con nuestra pareja elimina o reduce en gran parte la sensación de malentendido. Pasa que cuando transmitimos un mensaje de la manera más pulcra que pudimos y la otra persona no lo entiende como tal, nos previene y nos hace daño. No obstante, podemos entender esa situación de manera proactiva para que no genere el deseo de evitar tener conversaciones incómodas.

Las conversaciones que en primera instancia nos hacen sentir a la defensiva se dan porque no escuchamos para entender sino para contestar. Es desde ese momento que la comunicación toma un camino negativo y cero constructivo. Y como bien sabemos, para que una relación sea sana, deben existir conversaciones incómodas de vez en cuando. Solo así sentamos bases y llegamos a acuerdos.

  • Normalizar no siempre llegar a un acuerdo.

A pesar de que es nuestro mayor interés entendernos con nuestra pareja, no siempre podemos hacerlo en el tiempo y el espacio que nos gustaría, y eso también está bien. Forzar una decisión en un momento inadecuado es presionar y desde la presión solo nacen sentimientos negativos.

Para tener una conversación fructífera y que sirva para construir, es necesario hacerlo dentro de términos que sean justos y amables con ambas partes. Y para esto es necesario entender que no siempre se llega a un acuerdo. Que es el ideal , sí, pero no siempre ocurre. A veces las diferencias son tan grandes e innegociables para una o ambas partes, que simplemente no hay una negociación viable.

En vez de llegar a un acuerdo por compromiso o por miedo de hacer enojar a nuestra pareja, es decir, a “regañadientes”, es más valioso expresarnos y permitir que el otro lo haga también, para así conocerse mutuamente y aceptar las diferencias.

Es el ego el que siempre invita a convencer al otro y tener la razón, pero para que funcionen las relaciones a largo plazo poco se puede hacer con ego. En cambio, se puede hacer mucho capitalizando el conocimiento que se obtiene del otro al escucharle y aceptar la diferencia.

Cómo puedo mejorar mi estabilidad afectiva

Si sientes que las relaciones a largo plazo no han sido tu fuerte porque tu estabilidad afectiva no ha sido constante con las parejas amorosas que has tenido, podemos iniciar una intervención. Aquí estoy para escucharte y acompañarte en tu proceso con el objetivo de encontrar el bienestar que necesitas. Agenda tu cita desde mi sitio web y muy pronto estaremos conversando.

octubre 23, 2022

0 responses on "Relaciones a largo plazo: ¿cuál es el secreto?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
COP Peso colombiano
X