¿Cómo sé si vivo desde el lugar de víctima?

El lugar de víctima en una situación es el más cómodo de todos hasta que deja de serlo. Existen otros dos lugares desde el que podemos abarcarla: el lugar de protagonista y el lugar de espectador. Las víctimas son quienes prefieren no tomar la responsabilidad de lo que ocurre, ni siquiera si están implicadas en ello. Buscan una salida fácil culpando a otros o a la misma situación.

Por su parte, los protagonistas toman las riendas de su vida y se hacen cargo de sus acciones. Reconocen la culpa como parte del aprendizaje y trabajan en mejorar en lo que han fallado. Y por último, están los espectadores. Estas personas no son ni víctimas ni protagonistas, ellas prefieren ver la función y no toman parte hasta que es absolutamente necesario. Se acostumbran a no tener opinión y seguir la corriente sin iniciativa.

lugar de víctima

¿Es mi lugar de víctima, protagonista o espectador?

Desde pequeños nos vemos envueltos en situaciones que dan cabida a reaccionar de cualquiera de las tres maneras. Para entenderlo un poco más claro, propongo el siguiente ejemplo:

Situación: Ana, de 10 años, es la hermana mayor de Marina, de 7. Mientras estaban jugando, ambas se fijaron en la misma muñeca y empezaron a forcejear por ella hasta que se le rompió un brazo. La culpa fue de ambas, pues ambas querían jugar con la misma muñeca y ambas la tomaron por un brazo hasta que se dañó. La mamá de las niñas estaba lejos mientras ocurrió todo y solo llegó a donde ellas estaban cuando ya había pasado todo.

Tomemos el ejemplo desde el punto de vista de Ana:

Si Ana reaccionara desde el lugar de víctima, diría algo parecido a esto:

“Mamá, yo iba a jugar con esa muñeca porque siempre la tiene Marina y nunca me deja jugar con ella. Yo nunca he tenido una muñeca como esa y cuando tengo unos pocos minutos para jugar con ella, Marina me la quiere quitar y por jalarla la rompió. Ya nunca más podré jugar con una muñeca así”.

Por otro lado, si reaccionara desde el lugar de espectadora, diría algo como esto:

“Mamá, no sé muy bien qué pasó. Las dos queríamos jugar con la muñeca, pero se rompió. No entendí cómo pasó, pero ahora ninguna de nosotras puede jugar con ella”.

Por último, si Ana reaccionara desde el lugar de protagonista, definitivamente, diría algo así:

“Mamá, Marina y yo queríamos jugar con la misma muñeca y no supimos ponernos de acuerdo. Tanto ella como yo la jalamos muy fuertemente hasta que la rompimos. Ahora ninguna de nosotras puede jugar con ella. Creo que lo mejor hubiera sido turnárnosla, creo que si lo empezamos a hacer de ese modo, podemos jugar ambas con todos los juguetes”.

En el primer caso, Ana reacciona desde el lugar de víctima porque prefiere huir de la culpa e incluso culpa a su hermana mejor para salir libre de su responsabilidad. En el segundo, Ana se muestra imparcial, ni asumiendo su parte de culpa ni descartándola, dejándolo todo a la interpretación que su madre tenga de la explicación recibida. Por último, Ana desde el lugar de protagonista asume las consecuencias de sus actos y entiende que en adelante, si obra de otro modo, evitará quedarse sin jugar.

lugar de víctima

¿Qué tan difícil es reaccionar desde el lugar de protagonista?

Nunca somos enteramente víctimas, espectadores o protagonistas. Puede que haya entornos en los que sentimos la confianza de actuar de un modo u otro. Sin embargo, es ideal que aprendamos a reconocer cuando nos equivocamos y cómo remediarlo, pues el error no es la falla en sí sino no tomar conciencia de ello y no tener intenciones de mejorar.

A veces, sentimos que decir una “mentira blanca” nos puede sacar de un apuro, pero acostumbrarse a evadir las responsabilidades, por muy pequeñas que sean, nos hunde en el lugar de víctima y cada vez se vuelve más difícil salir de ahí.

Con el tiempo y la experiencia, aprendemos que es más gratificante sentirnos en paz con nuestra conciencia y con la manera en la que nuestras acciones pueden perjudicar a los demás. Hacernos responsables de nuestras decisiones y de nuestras acciones nos da la libertad de enmendar lo que hemos hecho mal.

Si sientes que hace mucho perdiste las riendas de tu vida, estoy aquí para escucharte. En tu proceso, te acompaño a que encuentres las herramientas necesarias para que lo logres. Puedes agendar tu consulta desde mi sitio web y muy pronto estaremos conversando sobre ello.

noviembre 23, 2022

0 responses on "¿Cómo sé si vivo desde el lugar de víctima?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
COP Peso colombiano
X