Falta de responsabilidad afectiva: ¿qué son los síndromes del falso masculino y del falso femenino?

La falta de responsabilidad afectiva es el pan de cada día en muchas relaciones sentimentales, y está muy estrechamente vinculada con el síndrome del falso masculino o del falso femenino. ¿Te suenan estos términos? Hoy te voy a explicar qué significan y por qué ocurren.

Pero primero, te recuerdo que la responsabilidad afectiva, como su nombre lo indica, es la correcta manera de comportarse y comprometerse dentro de una relación, principalmente de tipo sentimental. Demanda mucha inteligencia emocional de nuestra parte el ser conscientes de nuestros sentimientos y de los de la otra persona al involucrarnos con ella.

La falta de responsabilidad afectiva se puede mejorar completamente si aprendemos primero a mejorar nuestra manera de percibirnos a nosotros mismos, para tener una mejor relación con nosotros y mejorar nuestros vínculos con otros. Esto lo conseguimos a través de la experiencia dentro de una misma relación o a lo largo de varias.

Falso masculino y falso femenino

Me preguntaron en Instagram qué es eso que menciono tanto del síndrome del falso masculino o falso femenino. Pudiera conceptualizarlos como una necesidad funcional importante e inconsciente que tienen algunas personas de reafirmarse constantemente en los demás, porque en el fondo tienen una inseguridad muy grande. Dicho en otras palabras, en el fondo, estas mujeres y estos hombres necesitan sentirse “suficientes” como mujeres y hombres, que pueden agradar a otras personas, es decir, ser elegibles.

Es fácil detectar a los falsos femeninos y masculinos, por lo general, son personas muy seductoras o muy coquetas. Todo el tiempo están mirando a ver qué tanto enganchan a los demás, aunque su objetivo no es vincularse de manera profunda con nadie. A las personas que son tan inseguras les cuesta muchísimo vincularse de manera profunda con otras personas.

En el caso de quienes tienen un tipo de apego evitativo, tienden a evitar a sus conquistas y terminar con ellas antes de que ellas lo hagan consigo. Por otro lado, en el caso de quienes tienen un tipo de apego ansioso, tienden a poner a prueba constantemente el vínculo, por lo tanto mantienen relaciones muy conflictivas. En ambos casos, la falta de responsabilidad afectiva es muy latente.

Myriam, me identifico con estos perfiles, ¿puedo trabajar en mi falta de responsabilidad afectiva?

La respuesta breve es sí, pero hay que tener mucho trabajo interno antes de conseguir mejorar tu vínculo con alguien más. Lo primero que debes hacer es identificar tu tipo de apego emocional, que está estrechamente ligado a cómo fue tu relación con tu madre, padre o cuidadores a lo largo de tu infancia, especialmente durante tu primer año de vida. Una vez que sepas a cuál tipo de apego perteneces, sabrás cómo empezar a sanar y desarrollar un apego seguro.

Si tu apego es de tipo evitativo, debes:

  • Mejorar tu autoestima (la percepción que tienes de ti) y tu autoeficacia (la convicción de que eres capaz de lograr lo que te propones)
  • Trabajar en tu autocuidado físico, social, mental y emocional
  • Aprender a validar tus emociones (en especial las negativas)
  • Practicar mindfulness (para ser consciente del presente y apaciguar tu ansiedad)
  • Practicar la comunicación asertiva, para expresar mejor tus necesidades y sentimientos sin menospreciar los de los demás

Si tu apego es de tipo ansioso, debes:

  • Analizar tu comportamiento para mejorar tus reacciones, ¿cuáles son tus detonantes?
  • Trabajar en tu inseguridad, partiendo del hecho de que tu miedo al abandono puede ser lo que aleja a las personas de tu entorno
  • Mejorar tu manera de comunicarte con los demás
  • Reforzar tu autoestima, validando cómo eres y mejorando lo que desees de ti
  • Gestionar tu dependencia emocional, para no poner muchas expectativas en los demás, especialmente en tu pareja

Una vez que detectes cuáles son tus puntos a mejorar y trabajes en ellos, idealmente con acompañamiento de un profesional en salud mental, empezarás a encontrar el bienestar en tu vida. Sentir esa tranquilidad no te lo brinda genuinamente ninguna relación de pareja. El verdadero trabajo inicia en ti, de ti para y por ti. Cuando entendemos esto y lo ponemos en práctica hasta que se nos dé con naturalidad, es sólo ahí cuando podemos empezar a trabajar en nuestra falta de responsabilidad afectiva.

Quisiera obtener ayuda profesional en mi proceso

Ya te di la teoría y si bien la práctica te corresponde trabajarla a diario, aquí estoy para acompañarte en tu proceso. Soy especialista en trastornos de ansiedad y relaciones disfuncionales. Si estás atravesando un proceso de duelo afectivo o estás en un punto de tu vida en el que sientes que lo has intentado todo y aún así sientes que las cosas marchan igual que siempre, podemos trabajar en ese cambio que quieres lograr en ti y en tu falta de responsabilidad afectiva.

No importa en qué lugar del mundo te encuentres, puedes agendar una consulta desde mi sitio web y muy pronto estaremos conversando al respecto, enfocados 100% en que alcances ese bienestar que deseas en tu vida.

mayo 2, 2023

0 responses on "Falta de responsabilidad afectiva: ¿qué son los síndromes del falso masculino y del falso femenino?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
COP Peso colombiano
X