Conflictos de pareja: dos motivos que los desatan

La gran mayoría de los conflictos de pareja inician casi siempre por dos grandes motivos: las cargas que llevamos a cuestas dentro de la pareja. Ambas están muy marcadas por el entorno social e incluso moral. Hoy te voy a hablar de cuáles son y de qué manera están representadas. Pero antes de empezar, quiero dejar claro a qué me refiero con el término ‘carga’.

Una carga, así como su nombre lo indica, es algo que estamos llevando con nosotros y, por lo general, se le atribuye un significado negativo. En el caso de las parejas amorosas, las cargas son aquellas cosas o situaciones que nosotros asumimos como una responsabilidad propia y que, en el fondo, de alguna manera nos hacen sentir frustrados o insatisfechos.

Cuando nos referimos a algo como una “carga” es porque eso no nos hace sentir bien del todo. Y, a la larga, llevar esas cargas a cuestas nos genera tal disgusto que podemos empezar a tener conflictos de pareja muy seguido e incluso tener muy presente la opción de separarnos. ¿Te preguntas por qué? Porque esas cargas se vuelven cada vez más pesadas y más difíciles de negociar con la otra persona.

Cargas que generan conflictos de pareja

Existen varias, pero voy a enfocarme en las dos más comunes. Por otro lado, no busco limitar este contenido a una relación heterosexual, pero por estadísticas, la información que te voy a compartir a continuación es muy común tal y como te la voy a contar. No generalicemos, no se trata de decirte que esto es así y que no puede ser de otro modo, sino de comprenderlo como lo que ocurre en la mayoría de los casos en que se generan conflictos de pareja por desigualdad dentro de ella.

Carga económica

En el caso de los hombres, se trata de la carga económica. Desde tiempos prehistóricos, el hombre ha sido estigmatizado con la etiqueta de ser el proveedor del hogar. En la antigüedad, salía a cazar los alimentos, procuraba el sitio de resguardo y defendía a su mujer y a su descendencia del peligro. En la actualidad, aún sigue siendo visto como el “cabeza de familia” o el “hombre de la casa”.

Siendo de este modo, los hombres tácitamente llevan a cuestas la carga de ser quienes llevan el pan a la mesa, e independientemente de que la mujer también trabaje y aporte en la economía del hogar, sigue siendo el hombre quien mucha veces por iniciativa propia se siente responsable de que no falte nada.

¿Alguna vez, siendo hombre, sentiste culpa por no poder suplir todo lo necesario en la manutención de tu hogar? Eso es carga económica, porque si bien es posible que obtengas el mayor ingreso económico en la casa, puedes dividir algunas cuentas con equidad entre tu pareja y tú para aligerar esta presión.

Carga mental

En el caso de las mujeres, existe la llamada carga mental. Esta se refiere al conjunto de informaciones que una persona debe tener presente, recordar y procesar para poder tomar decisiones y llevar a cabo acciones o velar que se cumplan. En la antigüedad, eran las mujeres quienes procuraban el resguardo en los refugios (mientras el hombre salía por provisiones) y la preparación de los alimentos cazados. ¿A qué te recuerda esto?

Por su parte, aunque la carga mental no está limitada al entorno de pareja y/o familiar únicamente, existe la llamada carga mental femenina, que engloba a esta responsabilidad adjudicada a la mujer por condición de género.

Si la mujer es madre, empeora la situación. La carga mental no solo abarca las tareas del hogar, las citas médicas, el pago de los servicios, la lista de la compra, entre otros, sino también el cuidado de los niños, asuntos escolares, pediátricos, etc.

¿Alguna vez, siendo mujer, sentiste culpa por olvidar algo que afecta a los demás? Eso es carga mental femenina, porque tu pareja también puede tener presente esas cosas y así no sería “tu culpa” solamente.

Cómo eliminar las cargas dentro de la relación

Los conflictos de pareja consecuencia de estas cargas, generalmente ocurren porque al hombre se le sobreentiende como un telecajero y a la mujer como si fuera la empleada de ese hombre. ¿Cómo se puede remediar esta dinámica negativa? Las responsabilidades siempre van a existir, pero se deben trabajar con equidad para minimizar las inconformidades.

Si algo de lo anterior te suena parecido a lo que vives actualmente con tu pareja, es importante que dialoguen para llegar a acuerdos más justos y con los que se sientan mejor, como un equipo funcional.

Si ya lo intentaste y no obtuviste el resultado que esperabas, puedes iniciar un proceso psicoterapéutico para encontrar bienestar. Soy especialista en relaciones disfuncionales y puedo hacerte acompañamiento. Agenda tu cita desde mi sitio web y, sin importar desde qué parte del mundo me contactes, muy pronto estaremos conversando al respecto.

marzo 7, 2023

0 responses on "Conflictos de pareja: dos motivos que los desatan"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
COP Peso colombiano
X