Compras compulsivas: ¿son un capricho o van más allá?

Las compras compulsivas son un mal innecesario. la complejidad que tienen y su impacto en la vida de las personas es la razón. También conocidas como oniomanía, este comportamiento de consumo es mucho más que un simple (mal) hábito de gasto excesivo. El impulso por comprar ocurre como una forma de llenar vacíos emocionales y obtener una sensación temporal de placer.

En muchas ocasiones, las personas recurren a las compras como una forma de compensar sentimientos de vacío, soledad, aburrimiento o insatisfacción en otras áreas de sus vidas. El acto de comprar y adquirir nuevos objetos proporciona una gratificación instantánea y temporal, creando una sensación de euforia y alivio emocional. Sin embargo, este placer efímero pronto se transforma en sentimientos de culpa, arrepentimiento y ansiedad.

¿Es un problema psicológico?

Las compras compulsivas activan el sistema de recompensa en nuestro cerebro. Cuando realizamos una compra, se liberan neurotransmisores como la dopamina, que nos hacen sentir bien. Esta respuesta placentera refuerza el comportamiento y crea un ciclo de búsqueda constante de gratificación a través de las compras. Sin embargo, a medida que los efectos placenteros se desvanecen, las personas pueden experimentar sentimientos de vacío y desesperación, lo que lleva a un aumento en la frecuencia y la intensidad de las compras.

¿Y las consecuencias?

Cuando las personas se endeudan para financiar su hábito de consumo descontrolado es que viene lo preocupante. El endeudamiento excesivo puede generar estrés financiero, dificultades para cumplir con las obligaciones económicas y conflictos en las relaciones personales. Además, el ciclo de endeudamiento puede llevar a episodios más intensos de ansiedad, ya que las preocupaciones sobre la situación financiera se suman a los sentimientos de culpa asociados con las compras compulsivas.

Myriam, tengo adicción a las compras compulsivas, ¿qué hago?

Si te identificas con lo que acabo de explicar, lo primero es aprender a gestionar la ansiedad de manera saludable y no recurrir a las compras como una forma de apaciguarla. Suena muy fácil decirlo cuando ya se ha convertido en un problema recurrente, pero aquí te comparto algunos consejos prácticos para manejar la ansiedad y evitar las compras por impulso. ¡Toma nota!

  1. Reconoce tus desencadenantes: identifica las situaciones, emociones o pensamientos que desencadenan tu impulso de comprar. Puede ser el estrés laboral, la tristeza, la soledad o incluso el aburrimiento. Al estar consciente de tus desencadenantes, podrás tomar medidas para evitar caer en el ciclo de compras compulsivas.
  2. Busca alternativas saludables: encuentra actividades que te brinden alivio emocional y satisfacción sin recurrir a las compras. Puedes explorar opciones como el ejercicio físico, la meditación, la escritura o el arte. Estas actividades te ayudarán a gestionar la ansiedad y a llenar los vacíos emocionales de una manera más saludable.
  3. Establece un presupuesto y límites: crea un presupuesto realista y establece límites claros para tus gastos. Al tener un plan financiero sólido, te será más fácil resistir la tentación de realizar compras impulsivas. Además, considera establecer un período de reflexión antes de realizar una compra costosa. Esto te dará tiempo para evaluar si realmente necesitas el objeto o si es solo un impulso momentáneo.
  4. Busca apoyo emocional: la adicción a las compras compulsivas puede estar relacionada con problemas emocionales más profundos. Buscar la ayuda de un profesional de la salud mental te permitirá explorar las causas subyacentes de tu comportamiento y desarrollar estrategias de afrontamiento efectivas.
  5. Cultiva relaciones significativas: aprende a construir y fortalecer relaciones interpersonales genuinas. El apoyo emocional de amigos y seres queridos puede ayudarte a llenar los vacíos emocionales que intentas satisfacer a través de las compras por impulso. El compartir momentos, conversaciones y risas con personas importantes en tu vida puede brindarte una sensación de bienestar y satisfacción duradera.

Es importante reconocer que una vida plena y satisfactoria no se basa en la cantidad de cosas materiales que tenemos, sino en la calidad de nuestras relaciones y la conexión con nosotros mismos. No te engañes tratando de aparentar una vida ostentosa si eso no te brinda verdadera felicidad. Enfócate en cuidar tu bienestar emocional, invertir tiempo en actividades significativas y valorar lo que realmente importa en tu vida.

Necesito ayuda

Tú tienes el poder de tomar el control de tu vida y liberarte de la adicción a las compras compulsivas. Una vez que eres consciente de que este impulso está afectando tu vida, lo siguiente es aprender a gestionar tu ansiedad de manera saludable.

Como psicóloga especializada en trastornos de ansiedad, estoy aquí para brindarte el acompañamiento necesario. A través de terapia individual, puedo ayudarte a comprender las raíces de tu adicción y desarrollar estrategias efectivas para superarla. No dudes en contactarme y agendar una cita para iniciar tu camino hacia una vida equilibrada y satisfactoria.

junio 1, 2023

0 responses on "Compras compulsivas: ¿son un capricho o van más allá?"

Leave a Message

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Select your currency
COP Peso colombiano
X